Bienvenidos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

En línea
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Enero 5th 2011, 10:27 am.
Últimos temas
Últimos temas
» Cosas del destino [Fic LaddAngy]
por Ángelo Da Vinci Diciembre 19th 2012, 2:05 am

» Mis bebes..(Fan fic/art/etc)
por Chikage Akiyama Octubre 22nd 2012, 4:56 pm

» Mis dibujos >///<
por Luna Hattori Octubre 22nd 2012, 9:33 am

» [Fanfic crossover] Troubles
por Invitado Septiembre 18th 2012, 11:15 am

» [FanFic] 蝶の解放 (LaddAngy)
por Ángelo Da Vinci Septiembre 17th 2012, 5:43 am

» El príncipe de las tinieblas [Vampírico]
por Candy-Candy Septiembre 15th 2012, 7:33 am

» Dibujos :)
por Lenore Julio 4th 2012, 4:26 am

» Amarte así [Fanfic Yaoi +18]
por Hakudoshi Hibiki Junio 30th 2012, 9:42 am

» Mis dibujos, aunque los subo con algo de duda...
por Alexei Dorban Junio 22nd 2012, 12:57 am

» Historia de un guerrero
por Marcus Fenix Mayo 4th 2012, 9:41 pm

» Meanwhile
por Gunji Abril 4th 2012, 2:02 am

» Akuma no Sokutsu
por Accelerator Raven Febrero 26th 2012, 9:53 pm

» [FanFic]el amor lo puede todo??
por naruto uzumaki 99 Febrero 17th 2012, 9:56 am

» Musa (Oneshot Yuri +18)
por sirumy Febrero 16th 2012, 6:01 am

» [FanFic]Akiharu's Crimes 1x01
por Takumi Rikuto Febrero 12th 2012, 8:51 am

» Fan Fic : Una Nueva Orden (Basado D.Gray-man)
por Evelÿnne Febrero 11th 2012, 10:12 am

Redes
Pequeñas Actualización
Derechos Reservados

Smile princess, you're perfect.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Smile princess, you're perfect.

Mensaje por Invitado el Diciembre 28th 2010, 6:44 am

Dedicado a Kaoru y a Alice<3.

Pasadas las diez menos cuarto y las calles desiertas. Como una apoteosis de soledad, la ciudad caía hacia los brazos de Morfeo. Las calles adyacente iban y venían, recordando la brisa que atrae partículas de sal de los mares y, en plan mortífero y a la vez sosegante, chocan contra la tez de uno, partiéndose en mil fragmentos menores. Y luego el viento se las lleva de nuevo hasta otro lado, llenas de magia, llenas de gracia y listas para depositar su suavidad en otros labios, ojos, rostros, etcétera. Mas él, pensando ya al límite de la locura, combinando desesperación y nervios que nunca tuvo a la vez, no quería eso. Anhelaba esa magia para él y nadie más. Para quererla. Para amarla. Abrazarla toda la noche, haciéndole cariños sin cesar, y demostrarle cuánto valía para él.

Y estaba decidido. Iba a apostar fuerte sus últimas monedas. Quería que su delirio cósmico retornara, colisionara sobre él cual estrella fugaz y floreciera el sueño que una vez moldearon e hicieron realidad entre los dos.

Esa estrella tenía un único nombre ahora. Con él—esas simples palabras— resumía la ternura y belleza de la infinidad. E incluso más, mucho más.

Haruka.

—Haruka.

Y otra vez: Haruka.

La dueña de sus locuras. Aquella a la que se le entregó cuando joven, se le escapó por ignorancia, se le devolvió cuando mayor, quitó cuando idiota y volvió recientemente, solo para perderse otra vez en la inmensidad. Esa; Umi. Simplemente Umi. La witch disfrazada de bitch, princesa casta y pura del cuento y dama en apuros sin anhelo de príncipe azul alguno.

Y mucho más. Aunque a Hiroshi, después de días famélico, comiendo el polvo de las paredes y rasgando la tierra con uñas en la muerte de su habitación, no podía pensar en algo más. Se quedaba con algo: definir es limitar. Y definir a Umi era imposible. Era algo hermoso, algo contradictorio. Mágico, incluso. Lo más especial a aspirar. Una razón para no dormir, quedarse despierto oyendo el reloj hasta que se hartasen los oídos y solo se escuchara su bella voz. Bella, aunque la propia Umi lo negara, pero todos estuvieran convencidos de lo contrario.

Una lágrima rezagada iluminó la oscuridad de la noche. Hiroshi miró su reloj; era hora. Llevando el guante hacia el límite que separaba la fosforescencia latente en la crisis nerviosa de la pupila, retiró la pizca de agua. Y tiró el aguante a las sombras. Pocas veces opinaba eso, pero entre menos, mejor.

Llovía. Cómo no. Pero solo en su mente. Lo demás, era calor y sombras. Tenues luces en algunas esquinas, y un ventanal lejano que la separaba del deseo más embriagador de todos. Su ternura en dos patas.

Miró a la calle. El viejo amigo llegando. Ni un otro rostro más que el suyo.

Dedicó una sonrisa al momento, tratando de ocultar el sonrojo detrás de sus ondulados cabellos y sombrero. Y sin dejar de sostener a éste último con una mano; una voz rompe vidrios; muy romántico, y decadente, a decir verdad

Luego miró el cielo estrellado. Brillante bóveda de nubes tiesas, incapaces de apartar a las grandes constelaciones. Con ojos de poeta se abstrajo durante cortos segundos. Ensimismado en mundos distantes, realidades utópicas e impredecibles futuros en potencia, se pegó el reto de su vida y regresó al mundo real. Ahí, donde ella estaba repasando documentos que algún aburrido dejaba, y tenía que cumplir horario hasta tarde en aquel despacho bajo la luz de una simple vela.

Ah, sí, el despacho; lo recordó. Si hablara, pobre de ellos. El infierno asegurado, por desmesurados pecadores, hacedores de crímenes pasionales. Condenados por probar lo prohibido: la conexión perfecta. Un éxtasis más allá de lo perceptible por cualquier otro ser. Amor puro. Donde un alma se une a otra, como una, nadan en manantiales de aguas benditas y se olvidan de la distancia y el rencor que alguna vez los hubo separado. Y de todo, menos de algo: ellos.

Otra vez, qué imbécil era. Retornó al mundo real. Una sincera sonrisa, acompañada de nervios y esperanzas, se posó sobre su semblante. Contaba los segundos, aunque a ritmos equívocos, porque su corazón latía a destiempo, y los compases musicales de los dejaba al tercero de la foto, que gracias por haber acudido antes de que la desesperación acabara con su socio.

Alzó una ceja. Eso le recordó a ella.

La vez que, por casualidad, habían concordado en un lugar de abundante y variada concurrencia. Dio gracias por ese día, lugar y hora. Y entonces, las arenas que sus pies pisaban se elevaron, llevándolo en una plataforma hacia arriba. Quedó frente a la terraza del despacho, apenas unos metros más abajo, como marcando que se arrodillaba en absoluta desesperación. Su compañero, en otra elevación de arenas, a unos metros de distancia de él, levemente más bajo.

Las cuerdas sonaron. No sabía si podría hacerlo, pero no lo pensó con detenimiento. Se lanzó. Tiró su sombrero, para que golpeara la ventana y llamara la atención. Luego, sonrojado, soltó el nudo que ataba su voz.

Continuara (?).


Última edición por Oz Sarugaki el Diciembre 28th 2010, 7:06 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Smile princess, you're perfect.

Mensaje por Nils W. McClain el Diciembre 28th 2010, 7:04 am

Esto.. te falto algo uwu *-*

Me gusta. ♥





Spoiler:

avatar
Nils W. McClain
Interno
Interno

Mensajes : 3381
Fecha de inscripción : 28/08/2010

https://twitter.com/#!/BlueMoonMady

Volver arriba Ir abajo

Re: Smile princess, you're perfect.

Mensaje por Invitado el Diciembre 28th 2010, 3:16 pm

Qué lindo *-* ~
pero aquí encontré tu error xD a menos que lo hayas hecho a propósito asdasd ♥

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Smile princess, you're perfect.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.