Ambientación
El reformatorio está ubicado en un pueblo donde los internos vienen de muchas partes de Japón e incluso de otros países. El reformatorio lleva poco tiempo abierto pero con las buenas propagandas y saber que Gin es el dueño muchas personas no se negaron. Niños ricos, niños pobres niños de todas las clases, se encuentran en este reformatorio. Hay que mencionar que el reformatorio tiene una gran vigilancia para evitar que los jóvenes internos se escapen. La entrada como tanto los patios Todo el perímetro de la propiedad está vallado y electrizado, quien se acerca a ella recibirá una descarga de catorce mil voltios. El bosque no está lejos del reformatorio pero no muy cerca. El motivo por el que no está cerca es para poder ver a los internos cuando se escapen y no perderlos entre las ramas de los árboles como también tener una amplia mirada por si los Renegados intentan entrar. Cuando el reformatorio se abrió las instalaciones no eran muy buenas, pero con el tiempo se han ido arreglando para evitar que algún interno resulte herido por las malas condiciones del lugar. Sin embargo, no has venido a un hotel de cinco estrellas por tus actos, sino a reformarte pero desconociendo que seras el alimento de los vampiros que se encuentran dirigiendo el reformatorio el cual es su refugio y los reclusos su comida. Lo primero al entrar en este lugar veras cuervos volando alrededor del edificio y algunos estarán observándote desde el techo. Sí, lo primero es que te entrara es grima al ver aquello, al ver que el lugar parece estar sacado de una película de terror pero no tardarás en darte cuenta que aquellos cuervos tienen un dueño y es de un viejo jardinero que siempre ha estado en el reformatorio. En el interior del reformatorio veras que todo está en orden o eso se intenta, habrá algunos vigilantes y siempre te toparas con unos de ellos, muchos de ellos no son tan amigables y será mejor que no les molestes si no quieres pasar un par de días en la sala de castigo o que drenen tu sangre por completo. En cuanto a los cuidadores estos son más amables pero no todos porque siempre intentaran mantener la mano dura ya que corren el riesgo de que muchos de los internos le tomen el pelo. En cuanto a las habitaciones estas son compartidas por cuatro personas del mismo sexo. No son muy grandes y las camas son de literas para poder aprovechar todo el espacio posible. No hay televisión, es más la única televisión del lugar se encuentra en la Sala de Entretenimiento. Y como sabrán está totalmente prohibido estar en los dormitorios del sexo contrario. Las ventanas nunca están abiertas y suele cubrirlas unas cortinas gruesas de color negro y rojo para impedir que los rayos del sol entren al lugar y unas de las otras normas es que está prohibido abrir las ventanas e incluso retirar a un lado las cortinas. Hay un toque de queda y es a las 10:00 de la noche, quien este fuera de su dormitorio a esa hora, castigo va para esa persona, así que más vale no hacerlo o si lo haces intentar que no te pillen. Pero resultara algo imposible ya que en todo el reformatorio hay cámaras de vigilancias y en el único lugar en donde no hay cámaras es en los baños y duchas..

Conexión

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Nils W. McClain

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Mar 4 Ene 2011 - 23:27.

Social

Award
nombre del personaje
» Temas libres
por Senchi Miér 12 Dic 2018 - 1:01

» Temas finalizados.
por Senchi Mar 11 Dic 2018 - 23:46

» Alënthe - Afiliación Élite
por Gin Fujimoto Mar 11 Dic 2018 - 22:18

» Odissey [Dream Walker] - Afiliación Elite
por Gin Fujimoto Mar 11 Dic 2018 - 22:10

» Puestos de trabajos dentro del Watari
por M. Valerik Markovic Lun 10 Dic 2018 - 22:55

» Valerik Markovic [I.D]
por Nils W. McClain Lun 10 Dic 2018 - 22:38

» Blind Date [Priv. Nils W. McClain]
por Nils W. McClain Dom 9 Dic 2018 - 16:18

» ¿Qué prefieres, esto o aquello?
por Nils W. McClain Sáb 8 Dic 2018 - 17:04

» Astherya Foro Rol [Yaoi +18] [Afiliación Élite]
por Gin Fujimoto Sáb 8 Dic 2018 - 11:52

» Confieso...
por Nils W. McClain Vie 7 Dic 2018 - 22:47

» Deep Seas (Piratería y aventura) // Confirmación Afiliación élite
por Afiliación Vie 7 Dic 2018 - 13:58

» Dedícale una canción a tu personaje de rol
por Ademaro Lecter Vie 7 Dic 2018 - 4:56

» El secreto de Atlantis [Afiliación Elite] Confirmación
por Afiliación Jue 6 Dic 2018 - 23:53

» Yuka Workshop [Taller]
por Yuka Kurohiko Miér 5 Dic 2018 - 0:02

» NEOARGHIA +18 - Élite.
por Gin Fujimoto Lun 3 Dic 2018 - 22:53

» ¿Que escuchas en este momento?
por Alexei Bronislav Dom 2 Dic 2018 - 0:24


Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Ir abajo

Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Yuka Kurohiko el Vie 7 Dic 2018 - 22:57

Blind Date


Un par de horas, en efecto, ese es el tiempo que Yuka tardo en olvidarse de todo el mundo de los vampiros, de lo que era o lo que podría llegar a ser, como si no le importara en lo más mínimo de echo, estaba bien, en su trabajo parecía que las cosas avanzaban, pues aquella joven de cabellos castaños era la mejor entre las enfermeras de aquel hospital, lo único malo de volver a su tranquila vida es que comenzaba a aburrirse, desde luego, era bastante normal que se sintiera de aquella forma, nada nuevo que ver en la televisión además solo tenía como compañero a su fiel amigo aquel zorro tan adorable que siempre la trataba de animar aun cuando solo lo hacía moviendo un poco su cuerpo al rededor de la joven, sin embargo, conseguía que mostrara una sonrisa en sus labios, era tan calmado todo, tal vez debería volver a aceptar que sus amigas buscaran una pareja para ella, hacía tiempo que no lo intentaba, la última vez que lo probo tuvo la mala suerte de encontrarse con un don nadie que parecía lo único que deseaba era una mujer que hiciera no solo las labores de la casa, sino que se encargara de cuidar de él, por supuesto le estuvo ignorando en toda la cita, pero puede que otro fuese el definitivo, eso la ayudaría a divertirse cada vez más, la ayudaría a estar más feliz y además que la idea de tener una pareja no era tan descabellada como otras cosas, asintió varias veces con la cabeza a si misma afirmando aquel echo.

Con una mano acariciaba la cabeza de aquel animal entre sus piernas, mientras que con la otra, le envió un mensaje a una compañera de trabajo la cual le gustaba pensar eran amigas intimas, no es que Yuka sintiera que fuesen amigas intimas, pero en aquel lugar era la única persona a la cual podía llamar amiga sin miedo a ser defraudada, la había ayudado antes en muchos problemas, así que ¿Porque no dejar que se hiciera cargo de una cosa tan sencilla? Una cita con un chico, no estaría nada mal, aunque seguramente tardaría un poco en encontrar el candidato ideal, cuan fue su sorpresa al escuchar el teléfono sonar con la melodía impuesta para indicar un mensaje - “Que rápida” - pensó para si misma volviendo a tomar con su mano libre aquel objeto para leer el mensaje - “Ya te he preparado la cita Yuka, es un chico muy guapo, mañana en la noche, le he mandado la dirección de tu edificio, ira a buscarte, ponte algo cómodo, dijo algo de ir al parque” - ¿Un chico guapo? Esperaba que eso fuese cierto, después de todo cuando una amiga te buscaba una cita siempre acababa por terminar la idea de que obviamente algo malo tenía, pues no lo quería para ella, si era tan guapo como decía entonces se lo hubiera quedado, bueno, no estaba para molestarse, mando un pequeño icono como respuesta a aquel mensaje dejando caer el móvil en el sofá, la verdad es que estaba un poco nerviosa, la última vez había salido tan mal.

Al siguiente día Yuka trabajo con normalidad, teniendo en cuenta lo nerviosa que se encontraba por encontrarse con un chico en aquella noche, de echo el día se le paso en un abrir y cerrar de ojos, casi volvió corriendo a casa para tener tiempo de arreglarse un poco, no podía ir con el uniforme de enfermera por el parque, eso llamaba demasiado la atención, lo primero era ducharse, pues tras el trabajo era más que consciente de que no debía oler demasiado bien, una rápida ducha que le dejo de nuevo aquel aroma a cerezas tan dulce que siempre llevaba, se vistió con la misma rapidez, llevaba una camisa de manga larga la cual le quedaba larga  y lo cierto es que era bastante holgada, había elegido aquella prenda por el echo de que estarían en el parque, al aire libre, eso significaba que seguramente acabaría por tener un poco de frío, además de que era lo más cómodo que podía tener en su armario, lo demás era demasiado llamativo o tal vez demasiado revelador, en sus piernas se puso unos pantalones de pitillo apretados, los cuales hacían perfectamente la silueta de las piernas de aquella joven, contorneaban sus caderas, además de su espalda baja, llevando el final de los mismos un pequeño dobladillo, lo cual era la moda, eso no le daría demasiado frío, por último en sus piernas llevaba unas botas bajas completamente en negras, estás tenían una bonita forma además de que por supuesto podía verse eran de plataforma para tener un par de centímetros más, seguramente ahora parecería una mujer de 1’70 cm lo cual le parecía suficiente, se sentía cómoda, pero le quedaba lo más importante su cabello, no se hizo nada exagerado, de echo solo se lo soltó dejando ver aquella ondulada melena.

Perfecta para una cita, cómoda a la par que elegante, incluso llevo un pequeño bolso en el cual solo llevaba las llaves de su apartamento, con eso era más que suficiente en su opinión - “Espero que llegue pronto” - justo en el momento que pensó aquellas palabras, escucho sonar el timbre, era el timbre de la parte baja de aquel edificio, la primera puerta de entrada, lo cierto es que era bastante cómodo, le gustaba así no tenían porque saber en cual piso vivían, solo que edificio, acaricio un poco a su mascota dejando a la misma agua y comida, estaba bien, parecía que se encontraba bastante bien, abrió la puerta de aquel sitio para salir del mismo, tomo el ascensor en descenso tragando un poco de saliva en el instante que estaba abajo del todo, podía ver la silueta a través de los oscuros cristales de la puerta principal de aquel edificio, parecía un chico alto, no demasiado, de echo estaba bien en altura, calculaba que llegaría al 1’75 tal vez o puede que un par de centímetros más, abrió la puerta con bajas expectativa, cuando fue la gran sorpresa al ver a aquel joven, cabello rubio, ojos azules como los suyos, parecía que hacía ejercicio pues en su cuerpo podía notar los músculos – Ammm…. ¿Eres Yuka? - tenía cierto acento alemán, eso era tan exótico, tal vez podría ser por la baja expectativa que tenía, pero aquel chico ya había ganado bastantes puntos con solo aquella apariencia, por supuesto él también llevaba ropa casual, una camisa blanca, unos pantalones rasgados, zapatos cómodos y una cazadora negra.

Asintió varias veces con la cabeza antes de que se fuera, estaba realmente sorprendida, por primera vez lo que le habían dicho sobre una persona era real, aquel era verdaderamente un chico guapo – Soy Klaus, estás realmente hermosa – no pudo evitar dejar salir una pequeña risa de sus labios, normal que le dijera aquellas palabras, después de todo se encontraban en una cita lo raro es que le dijera que no estaba guapa – Muchas gracias, Klaus ¿Nos vamos? -se atrevió a preguntar comenzando a caminar al lado de aquel hombre, se sentía tan cómoda.

Llegaron al parque en un abrir y cerrar de ojos, para la joven de cabellos castaños podía asegurar que aun cuando pasaba por aquella zona mucho, nunca lo había visto tan hermoso como aquella noche, bien, aquel chico tenía muchos puntos para ser su pareja, tal vez si jugaba bien sus cartas sería capaz de aceptar salir con él, tener una pareja al fin, quien sabe – Dime Klaus, siento curiosidad ¿Porque viniste a este pueblo? ¿Acaso eres un científico malvado ? - hizo aquellas preguntas con un tono de burla en sus palabras, notando como sacaba una sonrisa al contrario caminando por los pasillos de aquel parque – Vaya ¿Como me has descubierto? Pensé que me estaba ocultando bien – le respondió la broma sin poder evitar comenzar a reírse a carcajada de aquellas palabras, era tan calmado todo, realmente se sentía bien, cómoda, siguiendo con el paseo, hablando de sus cosas, preguntas tan naturales como serían ¿En que trabaja? ¿Que es lo que tiene pensado a futuro? Esa clase de cosas, en algún punto de toda aquella conversación, sin ni siquiera haberlo notado, el brazo izquierdo de aquel hombre había pasado por su nuca y la abrazaba desde su hombro izquierdo, haciendo que se acercara a él, eso estaba bastante bien, no negaba que se sentía cómoda, con alguien que podía hablar, reír, estaba disfrutando de la cita.

Faniahh/Lala/Cyalana




Como va vestida:



Hablo//"pienso"// Actuo
Yuka Kurohiko
avatar
Mini ava : Ain't I enough?

Mensajes : 22

Localización : ¿Acaso quieres saber?

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Nils W. McClain el Sáb 8 Dic 2018 - 1:07

El joven guerrero se había concentrado en cazar renegados. Seguía enfadado por lo tonto que había sido aquel día cuando había conocido a aquella mujer que resultó ser una compañera de raza. Lo peor era que no podía sacarla de su cabeza. Además quería saber si corría a contarle aquel secreto a alguien por lo que no dudo en observarla de lejos y ver si era cierto lo que había dicho. El primer día no había encontrado ningún indicio de que estuviera comunicada con otro vampiro ese hecho le relajó al joven guerrero.

La interna de la que se alimentaba todas las noches la cual se llamaba Mei sabía que el joven guerrero estaba algo inquieto y aunque su acuerdo era no hacer pregunta no aguantó preguntare lo que le sucedía porque debía decir que le preocupaba. Aquel vigilante tan apuesto se estaba convirtiendo en alguien importante para ella y más cuando se trataba en un lugar como lo era aquel reformatorio. La interna estaba encerrada porque se ganaba la vida traficando droga hasta que fue descubierta cuando la traicionaron en su última entrega. No era una mala muchacha. A Nils no le importaba lo que había hecho puesto que todos los internos estaban encerrado por algún delito que habían cometido así que no era lo más importante. La joven Mei era bastante atractiva con un cabello largo de un color rojo intenso. En una de las noches Nils intentó no ocultarle la verdad acerca de quien era pero no podía coger ese riesgo así que se contuvo. Para Nils la peliroja había ganado un lugar en su vida a pesar de que nunca se lo había dicho porque al fin y al cabo le había cogido cariño a su huésped algo sumamente raro en él, pero era normal puesto que todas las noches y parte del día ella estaba a su lado satisfaciéndolo tanto con su sangre como aquel deseo carnal. Nils notó que ella estaba preocupada por él por la actitud que había tomado pero le contestó a su pregunta de que todo estaba bien y que no tenía de que preocuparse para calmarla.

Volvió a prepararse para su lucha y esta vez se puso una camiseta de color rojo vino junto con su chaqueta de cuero y pantalón negro combinándolas con unas botas. Salió del refugio despidiéndose de Mei con la intención de volver a observar a Yuka. Quería estar seguro de que no le había mentido y por supuesto saber si trabajaba con algún renegado para darle caza. Sin embargo, su sorpresa fue mayor cuando la siguió todo el camino acompañada de un simple humano. Parecía estar bien, como si había olvidado todo lo que había pasado. En serio, ¿cómo podía estar así como si nada? Si es que esa era una de las acciones donde el guerrero no podía creerla. Con mucha cautela no apartaba los ojos  de aquellos dos. No quería aguarles la fiesta pero no le agradaba verla en los brazos de otro tipo por lo menos no en ese momento.  
Como quien no quería la cosa se acercó a ellos chocando con el hombro del humano soltando una disculpa falsa para concentrar su mirada y darle una orden mental.

Te irás a casa totalmente decepcionado porque la cita no resulto ser como esperaba e ignoraras a Yuka y no volverás acercarte a ella.

El joven se despidió de la muchacha disculpándose porque lo de ello no era como esperaba e irse con dirección a su casa. Poco después el guerrero contemplo a Yuka la cual estaba vestida de forma casual pero no le quitaba lo atractiva que era y debía decir que estaba mucho más alta que no pudo evitar mirar las superbotas que llevaba. No se acercó con la intención de hacer de todo esto una pelea más bien quería seguir la conversación que antes no terminaron.

Ten calma vengo en son de paz, todavía tenemos una conversación pendiente —dijo antes de que ella se pusiera agresiva por la amenaza que había recibido en su casa. Él no pudo evitar recordar como fue abofeteado por ella por su reacción después de haberle dicho lo que era. Suponía que ella seguía teniendo dudas si en realidad estuviera diciendo la verdad, así que Nils le dio un voto de confianza además no aguantaba las ganas de hablar con ella, y como no, de alejarla de aquel sujeto. Porque en caso de que ella estuviera diciendo la verdad no quería ser el responsable de que la joven Yuka fuera un blanco fácil para sus enemigos y que acabara de la peor manera posible. No se lo perdonaría.

Supongamos que te creo, en ese caso necesitas saber toda la verdad, Yuka —agregó. Así que caminó hasta unos de los bancos del parque y se sentó haciéndole una invitación señalando con la mano para que le acompañara a sentarse a su lado. Ella decidía si quería saber la verdad que supuestamente desconocía o iba a cumplir su amenaza de vivir su vida preguntándose todo los días que hubiera pasado si tan solo hubiera elegido la opción de descubrir la verdad, su verdad de lo que era y significaba para los vampiros—. Me muero de curiosidad de saber el don que tienes, anda ven —le dijo con la intención de provocarla para que eligiera la opción de sentarse a su lado.

Esperaba que con ese comentario fuera suficiente para llenarla de curiosidad y dejar de lado el pasado.
Nils W. McClain
avatar
Mini ava : Imagen 130x130

Mensajes : 3452

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Yuka Kurohiko el Sáb 8 Dic 2018 - 1:59

Blind Date


Su risa no dejaba de salir con aquel joven, la verdad es que le gustaba, se veían como una bonita pareja juntos, parecía que tenía claro lo que buscaba ser en la vida, no le importaría tener que limpiar la casa cuando no estuviera, no le preocupaba tener que cuidar de una mascota, ni siquiera pensaba que fuese malo, el que se dedicara a curar a los demás, como enfermera, le costaba mucho encontrar un chico que comprendiera no iba provocando con su uniforme, solo ayudaba a que las vidas siguieran o al menos que aguantaran hasta que el doctor en guardia terminara de curarles, todo estaba saliendo a la perfección, aquel joven incluso se detuvo en mitad de su paseo para hacer que le mirara, apartando algunos de sus cabellos de su rostro, casi como si quisiera ver mejor este, le acariciaba la mejilla con tanto cariño, se preocupaba de forma tan agradable, cerró levemente los ojos esperando que la besara, llegando incluso a ponerse un poco de puntillas sobre aquellas enormes botas con respecto a la plataforma, cuando “pam” el golpe la hizo abrir los ojos observando a quien les había interrumpido - “¿Que? “ - se pregunto a si misma al reconocer a aquel vampiro, él había sido un verdadero cerdo, de verdad ¿Porque lo había encontrado en el parque? Justo cuando estaba en una cita a punto de acabar de la mejor forma - “no” - se dijo a si misma agarrando el brazo de Klaus antes de que se fuese, no podía aceptar que se marchara, él era un billete para ser normal ¿Como dejarlo escapar de aquella forma, solo porque aquel vampiro había usado sus poderes con el joven.

Como la ignoraba, sintió un cuchillo en su pecho, dolía, se llevo la mano a su frente mientras que aquella libre fue al pecho de la camisa rosada que llevaba aquella chica, sentía como si las palabras se estuvieran agolpando en su garganta, le dolía, no soportaba aquella sensación, la soledad - “¿Porque?” - se pregunto bajando la mirada lentamente ocultando su rostro a aquel vampiro ¿Porque le estaba haciendo aquello? ¿Que había hecho para merecer tal cruel castigo? Ella no había pedido nacer como una maldita compañera de raza, no había pedido encontrarse con Nils y pensaba había dejado lo suficientemente claro que ya no le interesaba en lo más mínimo el mundo de los vampiros, le daba igual, si llegaba cualquier ser de las oscuridades y la usaba, realmente no le importaba, si le chupaban la sangre o lo que le pasara, era su decisión pero aquel vampiro parecía que quería ser el único que dejara claro lo que podía o no hacer, como si fuese su dueño, se sentía atrapada, en una jaula invisible de la cual no podía salir, si trataba de seguir su vida como una humana más, obviando el echo de que era una compañera de raza en realidad, aquel ser volvería a aparecer para romper todo - ………. ¿Porque? - se atrevió a preguntar girando su cuerpo para que viera como las lágrimas caían de sus mejillas, no lo aguantaba, Yuka era fuerte, pero ni siquiera ella soportaba la sensación de estar aprisionada, no aguantaba la idea de siempre tener aquel vampiro a su alrededor.


¿Que era lo que quería de ella? ¿Chupar su sangre? ¿Dejarla siempre sola? ¿Que? Se acercó al contrario, por supuesto que lo hizo agarrando de aquella chaqueta al mismo con todas sus fuerzas con una de sus manos, usando la otra para gesticular lo que sentía, como se encontraba – No quiero saber la verdad……. ¿No te quedo claro? Ya no me importa lo que soy, me da igual – comentó sin poder retener las lágrimas de sus orbes moviendo la mano de un lado a otro sin ni siquiera ella saber que estaba tratando de explicarle con aquellos movimientos tan extraños, estaba a punto de repetir el mismo golpe que le había dado en la noche que le conoció, estaba a punto de volverle a recordar lo que era sentir la mano de una joven en su cara, por muy vampiro que fuese eso debía de dolor ¿No? Sin embargo, se detuvo, no llego a terminar de darle el golpe dejando caer su cuerpo al suelo de aquel parque, no le importaba que se ensuciaran las prendas que llevaba, no le importaba en lo más mínimo que acabara pareciendo una maldita loca al hacer aquella clase de cosas, realmente no le importaba, solo quería detener todo aquello, dejo sus brazos en aquella camisa del mayor, sin dejar de llorar como si fuese una niña pequeña, de echo Yuka hacía mucho que no lloraba de forma tan desconsolada, su forma de llorar, fuera de parecer asquerosa, era más bien elegante, bonita de ver, su nariz se enrojecía junto con sus mejillas, las lágrimas parecían salir justo en el instante adecuado, del tamaño adecuado y sus llantos eran como una balada, bien es cierto que se trataba de una melodía agonizante, dolorosa, pero, era de esas que no podrías dejar de escuchar por mucho que lo desearas.

- para – dejo escapar aquella palabra de sus labios mirando directamente a los ojos de aquel vampiro – Basta de una vez……… ¿Que quieres de mi Nils? ¿Quieres morderme? Hazlo de una vez…. No juegues conmigo ¿Quieres dejar que siga mi vida? Entonces no te entrometas en mis citas , solo elige de una vez…… ya no quiero saber que soy, no quiero saber nada de los vampiros, solo quiero tener una vida normal, tener una pareja, hijos, un buen trabajo y morir por una avanzada edad….. ¿Quieres que te tema? Haré lo que sea, te prometo que seras el ser que más miedo me de – contentó dejando caer sus brazos de aquella chaqueta sin poder dejar de llorar, de echo incluso se levanto del suelo cuando termino el pequeño discurso, realmente haría cualquier cosa por quitarse la idea en su cabeza de que la iba a estar siguiendo hasta que muriera, eso era realmente cruel, nunca soportaría vivir enjaulada, ser siempre controlada, no tener a nadie por culpa de los juegos mentales del contrario, solo porque no sabía que era lo que deseaba hacer o que quería de ella, era tan agotador, se sentó al lado del mismo limpiando sus mejillas con la manga de aquella larga camisa que se había puesto, no mentía, no le gustaba mentir de echo, no sabía que le diría que era lo que le quería contar ahora sobre los vampiros o lo que era, pero la cosa estaba en que quería terminara con toda aquella rápido y volver a casa a acostarse, incluso se estaba planteando el faltar a su trabajo los próximos días.

Entre sollozos sin querer mirar a aquel ser a los ojos de nuevo logro volver a mover sus labios de forma lenta, tranquila - ¿D-De que don hablas? S-Soy una humana ¿s-sabes? - aun cuando había conseguido decir aquellas palabras, aun tenías las lágrimas en sus orbes y su voz seguía sonando entrecortada por los sollozos, por la falta de respiración o mejor dicho por hacer esta demasiado rápida, estaba en el parque, podía salir corriendo cuando quisiera, sin embargo sentía unas pesadas cadenas las cuales le impedían moverse como ella quisiera, cadenas cuyo cierre tenía la llave aquel ser de las oscuridades, Nils podía sentirse realmente orgulloso, era él primer hombre que la hacía llorar de aquella forma, era el primero que la había hecho realmente tener por lo que le pudiera hacer en el futuro y era el primero en hacer que se sintiera decaída.

Faniahh/Lala/Cyalana





Hablo//"pienso"// Actuo
Yuka Kurohiko
avatar
Mini ava : Ain't I enough?

Mensajes : 22

Localización : ¿Acaso quieres saber?

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Nils W. McClain el Sáb 8 Dic 2018 - 11:45

¿Realmente había sido tan cruel? Lo más seguro y es que para la castaña así lo era porque sino no estuviera llorando por culpa de aquel guerrero que había ignorado a la chica intentando convencerse de que sus lagrimas eran sinceras y no fingidas. No iba a negar que se sintió un poco incomodo porque no se llegó a imaginar la reacción de la muchacha. Sin embargo, mientras observaba sus orbes azulados no veía ningún rastro de mentira en sus palabras. Así que era eso lo que quería, pensó. De todas formas seguramente la joven solo decía eso porque desconocía la verdad o podría darse el caso de que aunque supiera la verdad no le sería tan atractiva según su plan de futuro.  Había reprimido el impulso de querer consolarla cuando se aferraba a su camiseta pero solo la vio, con esa mirada fría y distante viendo como su rostro se cubría de lágrimas. Había conseguido lo que quería verla de caer de aquella manera y no sabía si estaba del todo satisfecho. La joven había dicho algo que le dejó pensando, ¿qué era lo que quería? ¿Realmente quería morderla? ¿Quería que le temiera como todos hacían? Ni él mismo lo sabía pero una cosa estaba seguro y era que no podía sacársela de la cabeza.

Entonces, pensó en  sus palabras; casarse, tener hijos, tener una buena vida y envejecer. Hacía mucho tiempo que el joven guerrero no pensaba en esas cosas ni sabía con certeza si era eso lo que quería teniendo en cuenta que lo último no podía ser, nunca podría envejecer. Estaba atado a la caza y era a lo único que se aferraba hasta que ella apareció en su vida poniendo su mundo a patas arriba por haberse dejado envolver por ésta. Tal vez si tan solo cubría esa parte carnal podía estar satisfecho aunque era un duro riesgo que iba a correr porque se trataba de una compañera de sangre. Por otro lado, no podía saber que don tenía a menos que fuera activado por una mordedura de un vampiro o ella bebiera la sangre de uno y eso significaba una cosa, que iba a dar pie al inicio del vínculo. No quería hacer las cosas así, en su mente no cabía el hecho de estar vinculado con alguien de esa manera, no ahora.

Alzó su mano derecha para tomar el atrevimiento de retirar una lágrima del rostro de Yuka, y sin preguntar continuó secando su rostro terciopelado por lo suave que se sentía sobre sus dedos. Quería consolarla pero en vez de eso solo soltó lo que pensaba.

Me decepcionas —susurró de manera despiadada, siendo tan directo como siempre había sido—. Se te ha dado la oportunidad de ser alguien diferente, especial entre los de tu raza y no quieres saber nada —soltó una risa amarga, decepcionado por sus palabras. Retiró sus manos del rostro de ella y se recostó en el respaldo del banco. Miró al cielo estrellado de aquella noche soltando un suspiro. Iba a contarle la verdad porque no iba a permitir que hiciera una mala elección o mejor dicho porque no quería sentirse culpable de lo que podría pasarle después—. Mira Yuka las mujeres como tú entre  muchos vampiros son el tesoro más preciado y no solo porque puedan dar hijo a un vampiro, sino porque entre una compañera de sangre y un vampiro existiría un fuerte vinculo que los uniría para siempre otorgarle un maravilloso don en cuanto el vinculo sea iniciado y por su puesto garantizar la vida eterna de la compañera de sangre —dijo para luego mirarla a los ojos. Omitió el detalle de cómo debería darse ese proceso pero por ahora no hacía falta que lo conociera.

Pocas eran las veces que se usaba a una compañera de raza para beneficiarse de sus dones, más bien eso los hacían los renegados porque no les importaba en lo absoluto pero cuando Gin le había dicho que debían proteger o mejor dicho localizar a las compañeras de raza antes que cualquier renegado lo había dicho para que no cayera en las manos de aquellos asquerosos vampiros que no respectaban el código de honor y por supuesto a una compañera de sangre. Poco después pasaron una pareja paseando a su perro. Nils se quedó mirando a la enamorada pareja viendo como jugaban entre ellos dándose algún que otro beso mientras que su perro no paraba de brincar a su alrededor. Era eso lo que ella quería y por supuesto que no lo iba a tener si decidía entrar al mundo de los vampiros y ser una compañera de raza de alguno.

Pero si lo que quieres es volver a tu vida puedo ayudarte —sugirió clavando su mirada en ella nuevamente—. Puedo hacer que los últimos dos días no lo recuerdes e incluso puedo hacer que te olvides de mí, así podrías empezar de nuevo y curar todo ese dolor que sientes en este momento. Te dejaría libre, solo pídemelo y lo haré.

Iba a cumplir su promesa porque no iba a rebatarle el derecho a elegir por muy desacuerdo que estuviera en su interior, pero de una cosa estaba seguro es que iba a protegerla para que ningún vampiro la molestara para que pudiera vivir una vida como ella quería hasta envejecer y morir. Por supuesto que eso ella no lo sabría. También podría darse el caso de que se conocieran en una situación más favorable pero si borraba todo recuerdo de los vampiros insertándoles nuevos no iba a molestarla más. Respetaría su decisión. Por otro lado podría convencerla con tan solo una orden mental pero le parecía demasiado aburrido además no quería hacerlo. No así. Observó sus labios esperando una respuesta de la muchacha. Sus pensamientos se fueron en el mismo momento en el cual él había interrumpido un beso con aquel hombre que lo había alejado de su vida para siempre. Que por unos largos segundos sintió la urgencia de besarlos. Esa era su manera de consolar a la joven, darle la oportunidad de no recordar nada de él ni de ningún otro vampiro. Acercó su rostro al de ella pero se detuvo a unos escasos centímetros para quitar un mechón de su pelo de su rostro y colocárselo detrás de su oreja.

¿Te has decidido? —susurró.
Nils W. McClain
avatar
Mini ava : Imagen 130x130

Mensajes : 3452

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Yuka Kurohiko el Sáb 8 Dic 2018 - 22:59

Blind Date


No lo había pensando, realmente después de la pelea que había tenido con aquel joven, no pensó demasiado en lo que quería hacer, solo quería dejar de saber la verdad porque Nils la había tratado de una forma realmente cruel, las palabras de aquel joven estaban entrando en su canal auditivo, lo comprendía, era especial, como una piedra preciosa que necesita ser pulida ¿Porque no? ¿Podría aceptar aquel mundo? Los vampiros eran complicados, por lo que escuchaba tendría que protegerse de muchos de ellos a los largo de su vida si seguía queriendo quedarse como una humana normal, pero, en el caso de que aceptara todo aquello ¿Que le esperaba? No lo sabía, los dedos de aquel joven se sentían fríos, de echo, aun cuando no dejaba de pensar en esto, era agradable, casi parecía que la estuviera consolando, era una mala forma de hacerlo, sin embargo, debía admitir que aceptaba aquel intento, era tierno por parte del contrario - “Un vínculo” - sonaba a algo demasiado serio, además si llegaba a tener un vinculo de sangre con un vampiro, significaba que no moriría ¿Verdad? Entonces vería a sus madres morir, mientras ella se mantenían viva, todo a su alrededor se iría cambiando, pero, a cambio permanecería justo al lado de una persona que se suponía la quería o por lo menos eso era lo que había entendido Yuka con todas aquellas palabras, vivir, era una complicada decisión ¿Que quería hacer? Salir corriendo, olvidar todo lo que había pasado o seguir recordando, dejar que su vida cambiara completamente por aquel vampiro.

Una de sus manos fue hacia su propia boca comenzando a morder sus uñas casi de forma desesperada, pensaba en ello, realmente no dejaba de darle vueltas en la cabeza, vale, no podía dejar en manos de estar simplemente enojada con aquel vampiro el echo de que decidiera lo que quería hacer, sintió en pleno momento de pensamiento, dejando que su brazo volviera a su lugar de reposo como Nils se acercaba, demasiado cerca, su cuerpo parecía no estar reaccionando, de echo solo se quedo mirando los labios contrarios, ni sus orbes, ni siquiera las prendas que llevaba, justo aquellos labios, parecían suaves ¿Serían fríos como las manos? ¿Como besaría? Comenzó a preguntarse entreabriendo los suyos sin dejar de pensar en todo, eran demasiadas cosas que asimilar, primero desde el punto de ser una compañera de raza, compartir el vinculo con un vampiro, tendría que protegerse todo el tiempo para que nadie la obligara a tener aquella clase de vinculo solo para conocer el don que podría o no tener, siempre atenta, su trabajo se volvería caótico, recordaría siempre a Nils y en caso de que cualquier vampiro la llegara a morder, sería eterna, su vida junto aquel ser, casi como si se trataran de unos recién casados ¿Tendría que salir las noches para ayudar al vampiro que hiciera el vinculo con ella? Su vida perdería todo lo que le quedara de tranquilidad, dejando solo un verdadero y enorme caos a cambio.

La segunda parte se trataba de dejar que Nils le borrara la memoria, vale, olvidar lo que era, arriesgarse a tener ese vinculo sin saber la verdad sobre los vampiros, que la usaran, vivir una vida como una humana normal, sin pensar en los vampiros, sin creer que estos existían, sonaba bonito, tener una familia por si misma, envejecer al lado de la persona que amaba, tener hijos, un buen trabajo, estar como la pareja que había pasado por aquel parque, una buena vida, aunque fuese levemente aburrida, más que aburrida, la palabra correcta era tranquila, a Yuka le gustaba, si, estaba bien tener una vida así, sin pensar en lo que podría o no pasar, sin preocuparse en si sufriría por el contacto de tener a un vampiro como pareja, solo ser feliz, además, se estaba olvidando de lo más importante, olvidar a Nils, no recordaría el beso - “No quiero” - pensó al imaginar una situación así, estaba bien tener una pareja con la cual poder hablar tranquilamente, una que te quisiera, tener una persona a tu lado con la cual estar cómodo, pero, si a cambio de aquella vida tenía que olvidar a Nils entonces renunciaba a ella, no quería olvidar aquellas sensaciones, el tacto frío de aquellos dedos, como la había hecho enojar, reír e incluso llorar, vamos aquel vampiro se había encargado de provocar más emociones que lo que había vivido hasta ahora, aun cuando había dicho que quería una vida que se podría llamar como normal, mentía, la normalidad no iba con ella, le gustaba estar siempre con cosas que hacer, por eso tenía dos trabajos, disfrutaba de las citas que tenía y no se olvidaba de ninguna de ellas, lo que la habían hecho sentir, en efecto, aun cuando pudieran ser horribles.

Decidirse - “ Es difícil” -pensó una vez más apartando de una vez los orbes de aquellos labios azules, vale, estaba bien que no quisiera tener la vida de una humana normal, iba con ella, con lo que era, con sus fortalezas y debilidades, sin embargo, eligiendo ser una compañera de sangre, eligiendo conocer la verdad ¿Que es lo que tendría que hacer? Pelear, vamos era una humana, mientras no fuese activada no podría tener el don, tendría que encargarse de los vampiros interesados con sus propias manos y sabía que no iba a poder, la fuerza de Nils cuando estaba enojado, aun recuerda como la había atrapado del brazo, había tenido suerte de que se tratara de aquel vampiro, cualquier otro hubiese aprovechado esa oportunidad, sabiendo lo que era, por supuesto, iniciarían el vinculo, aun cuando no supiera como se hacia eso, era más que obvio que otro la hubiera convertido a la fuerza una compañera de sangre – Ya lo se – respondió al fin a la pregunta volviendo a mirar a los ojos a aquel vampiro, tenía una idea, no es que fuese muy buena, no conocía del todo a Nils, no sabía como podría ser, porque era de aquella forma o cuales eran sus ideales, sin embargo, en aquella situación era lo único que tenía, a sus madres no le podría decir la verdad jamás, aun cuando les presentara a su pareja, como había elegido el camino más largo y difícil, había acabado por elegir mentir a aquellas dos mujeres que tanto la querían, se disculparía con ellas en algún momento, tal vez antes de que desaparecieran o cuando estuvieran a punto de perder todo lo que les quedaba de vida, no lo sabía, el caso es que de mientras no las metería en aquel mundo tan oscuro.

- No me borres la memoria, quiero saber lo que soy y ….. tengo algo que pedirte Nils – susurro aquellas últimas palabras agarrando las mejillas del mayor mordiendo sus labios levemente, mentiría si dijera que no era guapo, le atraía aun cuando fuese un ser de las oscuridades, se acercó un poco más a aquel chico dejando que ambos labios se rozaran en cada movimiento, en cada momento que hablara clavando sus orbes azules en los del mayor – Gigante…. De momento no tengo la fuerza para vencer a seres como tú, cualquiera que fuese a por mi seriamente, acabaría por conseguir lo que pretenden, no quiero tener un guardaespaldas pero …… quiero que me actives ¿Puedes hacerlo? Con ese don que me aparecerá podré defenderme – no, no era solo por eso, no era el único motivo que tenía para querer que lo hiciera, ya que tenía que aceptar un vampiro fuese quien estuviera vinculado con ella, ya que había elegido eso, quería al vampiro el cual sabía le iba a llenar la vida de emociones fuertes, deseaba a aquel que había visto lleno de sangre de otro ser oscuro, quería a Nils, no como pareja, bueno, puede que se lo pensara a la larga, pero si como compañero – Joder……. Vale…….. es porque quiero seas tú, además ¿Donde encontraría otra jirafa capaz de comerme? - se atrevió a preguntar con cierto tono de burla en su voz acabando por robar un pequeño y corto beso de los labios contrarios, no fue más que unos segundos los que había dejando que se chocaran – Aunque siempre puedes enseñarme a pelear ¿no? - trato de cambiar un poco el tema, para obviar el echo de que técnicamente lo había besado.

Faniahh/Lala/Cyalana






Hablo//"pienso"// Actuo
Yuka Kurohiko
avatar
Mini ava : Ain't I enough?

Mensajes : 22

Localización : ¿Acaso quieres saber?

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Nils W. McClain el Dom 9 Dic 2018 - 0:58

Su decisión le había causado un gran alivio y sentir su mano sobre su rostro provocó un pequeño escalofrío por su cuerpo. No se apartó de ella al sentir como sus labios se rozaban, se quedó sin mover ni un músculo  sintiendo su aliento sobre sus labios. Estaba reprimiendo el gran impulso de devorar su boca antes de que terminara de hablar pero se contuvo que por un momento no asimiló las palabras de la joven Yuka. Estaba tan concentrado en besar sus labios que se hizo el loco por un momento. ¿Pero qué rayos le pasaba? Había visto en su larga vida a muchas compañeras de raza y ella estaba revolucionando sus sentimientos o era el hecho del propio deseo que tenía hacia ella que hacía que perdiera los papeles. Entonces, volvió a escuchar la broma sobre su altura pero obviamente que su mente estaba en otra cosa como para responder a ello, ya le devolvería la broma más adelante. Nunca se hubiera imaginado que ella cavaría por cortar los escasos centímetros que separaban sus labios para robarle un pequeño beso. Al final ella también sentía la atracción que él mismo tenía hacia ella. Así que nada más dejó de hablar él  selló sus labios con un profundo beso porque si había que hacer algo se tenía que hacer bien. Llevó su mano hacia la nuca de la muchacha para atraerla más a él y continuar con aquel beso lleno de deseo. Saboreo sus labios, se abrió paso con su lengua al interior de su boca para darle más intensidad. Después de unos segundos rompió el beso apoyando su frente con la de ella.

No sabes lo que dices —dijo al fin acariciando sus labios con su dedo pulgar. Estaba cien por ciento seguro que había cometiendo un gran error en continuar con aquel beso de aquel modo. No podía pasar más de ahí, y obviamente no podía consentir aquello—. Entonces, ¿ahora quieres utilizarme para activar tus poderes? —cuestionó sereno sin apartar su frente de la de ella hasta segundos después y llevar su mirada al frente—. El vinculo no se romperá hasta que uno de los dos muera y si eso sucediera y no te alimentaras perderías el vivir eternamente como también el control de tus poderes —explicó a la joven con sus codos apoyados en sus piernas y sus manos en su barbilla observando a la muchacha—. Tendrás que alimentarte de mí para que puedas controlar el don y no éste te controle a ti, además de mantenerte joven.

Realmente ella no sabía lo que implicaba, era como estar casado para toda la eternidad. Apenas se conocían y posiblemente lo que sentían era un simple arrebato que con el tiempo puede que se disolviera. Es cierto, que algunos toman el vinculo para beneficio propio pero eso era un sacrilegio no era la función que deberían tener. Además estaba la otra opción que ella había sugerido que le parecía la más acertada aunque lo más probable es que si ella volviera a insistir haría que ella bebiera de su sangre sin llegar a completar el vinculo totalmente pero dejando que su don se activara. Sin embargo, esa acción siempre acababa en una cosa, en unirse en una sola carne. Realizar aquel acto de amor entre dos personas que no sabía si quería correr ese riesgo por mucho que deseara hacerlo. Estaba claro que sus emociones no le controlaban y no quería que éstas llegaran a tomar el control. Podría decirle como podía defenderse con la verbena pero no quería que en un arrebato de  rabia la usara con él por lo menos no hasta estar seguro. Que las cosas se hayan calmado entre ellos dos no significaba que él conociera a la joven como para darle dicha información. ¿Qué tal si lo mataba y obtenía lo que quería? Aunque podría buscarse a otro vampiro para realizar semejante hazaña y acabar con él. Sacó esos pensamientos negativos de su cabeza para no volver a desconfiara de la joven, no ahora después de aquel beso que acaban de darse. Luego pensó en lo que ella le había dicho, había confesado que quería que fuera él algo que realmente no comprendía después de lo gran capullo que se había comportado él y por supuesto de como seguía comportándose. ¿Cómo podría gustarle? Pero ella fue la que había iniciado aquel roce de labios después de él no se atrevió a besarlos porque no estaba seguro de iniciar con toda esta locura.

Se levantó del asiento y dio dos pasos al frente. Se llevó las manos a los bolsillos delanteros observando dicho paisaje. La gente continuaba paseando por el parque ya que todavía era temprano a pesar de que el sol ya hacía tiempo que se había ocultado.  

No hace falta que te enseñe a luchar cuando en tu casa sabías defenderte muy bien —continuó cuando recordó lo que había dicho anteriormente recordando también del modo en como lo había atacado. A pesar de lo concentrado que estaba por besar sus labios había escuchado cada palabra. Estaba claro que él también tenía curiosidad de saber que don podía tener ella, pero no era lo que más le importaba. Entonces fue cuando empezó a pensar qué sabor tenía su sangre que por un momento sus ojos brillaron y el deseo de sangre que le surgió en ese momento solo recordó a Mei a la bella Mei que siempre estaba ahí para él. ¿Qué haría con ella? ¿Le borraría la memoria y cortaría todo lo que tenía con ella por un posible capricho? Era cierto que no tenía una relación amorosa en ese sentido pero sabía perfectamente que la pelirroja estaba enamorándose de él y aún sabiendo eso no hacía nada para borrar todo recuerdo de él porque en el fondo le había cogido cariño. Estaba acostumbrado a ella—. ¿Estás segura de lo que me has pedido? Porque no habrá vuelta atrás —el que estaba indeciso era él. Sabía su largo historial, las experiencias vividas empezando por su familia y sumándose una gran lista. Todavía le daba la espalda para no tener que mirarla y sumergirse de nuevo en el deseo de volver a tocarla.


Nils W. McClain
avatar
Mini ava : Imagen 130x130

Mensajes : 3452

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Yuka Kurohiko el Dom 9 Dic 2018 - 12:41

Blind Date


Volvió a mirar al contrario con la espera de que le respondiera a lo que había estado diciendo cuando noto el choque de aquellos labios, sus orbes se abrieron con gran sorpresa, no se esperaba en lo más mínimo aquella respuesta al pequeño beso, una de sus manos agarro la muñeca del contrario suavemente, justo de la mano con la cual la estaba agarrando para que se mantuviera cerca, como la lengua se paseaba por su boca casi como si se tratara de su propia casa, podía notar aquel beso tan intenso, lleno de deseos, eso era cierto, sus orbes se cerraron para disfrutar más de aquel apego que sentían ambos, la sensación no era mala, en su imaginación los labios de Nils eran más duros, pero en aquel beso estaba demostrando lo suave que podía llegar a ser, incluso le estaba costando respirar, haciendo que se dejaran escuchar los jadeos cuando separo sus labios, pues podía notar aun la frente de aquel ser de las oscuridades, eso había sido increíble, su corazón palpitaba como un loco, era el primer beso en mucho tiempo que lo sentía tan real, normalmente las personas con las cuales se acostaba no eran más que chicos interesados, personas que bueno, iban para tener una noche y listo, por lo que no se solían besar, allí solo había algo que era la relación física, cuando realmente le dieron un beso real, uno que verdaderamente podía considerarse de alguien que la amaba solo era una adolescente.

Se mantuvo observando a aquel joven mientras que su respiración seguía agitada, buscando la forma de recuperar la normalidad de aquello, eso era, la cual poco a poco parecía dejar los jadeos a un lado y volver a su respiración habitual - “¿Utilizarlo?” - pensó para si misma negando varias veces con la cabeza, no era para que activara sus poderes, prefería lo malo conocido que lo bueno por conocer, es decir, quería a Nils como compañero solo porque sentía que debía ser él, si, en definitiva no lo estaba pensando a largo plazo, si discutían bueno cuando lo hicieran se encargaría de volver a estar bien como en aquel punto, si acababa por morir o si aquel vampiro moría, aun cuando indicara volver a ser una humana no quería buscar a otro que la volviera a activar, sino que esperaría paciente el día en que la muerte fuese a por ella, sin volver a pisar el mundo de los vampiros, por su puesto, siendo ella la que quisiera, porque siempre era posible que en dicho caso la obligaran a tener algo con algún ser, si, eso era bastante posible ¿Que le costaba tanto entender? No le interesaba otro, quería que fuese él.

Se lo pasaría bien metiéndose con aquel mayor durante los años y más que utilizarle a él, quería que él llegara a necesitar su ayuda, de la forma en la cual se encontraba actualmente, no era más que una joven a la cual tendrían que proteger, no era de su gusto permanecer siempre detrás de un chico siendo la damisela en apuros, sino que era de aquellas que cogía la espada para enfrentarse al dragón, incluso casi se echaba a reír cuando le decía lo que era bastante fuerte, venga ya, en aquel momento lo había pillado por sorpresa, ningún vampiro se dejaría ganar por una humana de esa forma, estaba segura de que si aquel joven de cabellos oscuros hubiese querido soltarse con un movimiento ella hubiese sido la que estaría en el suelo, de echo se lo demostró, cuando la aparto de forma tan simple y la agarro de los brazos con solo una mano – Te recuerdo que cuando me defendía, venías sin ideas de hacerme nada malo pero aun así acabe contra el suelo sin poder moverme, si hubiese sido un vampiro con intenciones hostiles, solo le pondría las cosas difíciles, pero, acepta que me acabaría por morder y chuparme toda la sangre – respondió sin miedo llevando una de sus manos a su propio mentón, mordiendo un poco más fuerte su labio inferior, una manía que parecía nunca se le quitaría cuando se sentía atraída por alguien.

- “Entiendo” - ella no era nadie para decidir por el vampiro, lo que quisiera hacer, lo aceptaría, no era como si ahora le fuese a obligar a enseñarle como se activaban sus poderes, ni mucho menos, solo quería hacerlo para estar más segura, ya que sabía lo que era poder defenderse bien, llegar incluso a vencer algunos vampiros, por supuesto si era posible, pero si aquel joven no quería hacerlo estaba bien, no se lo iba a pedir a otro, más que nada porque no conocía más vampiros, aun cuando conociera, volvía a pensar que solo podía ser Nils, solo él, si no quería, jamás los activaría, estaba bien así, tendría más cuidado y se aseguraría de esconderse bien, así que no era algo que fuese a decidir ella sola, por supuesto que no, sino que se trataba de algo que iban a decidir juntos, aunque ella quisiera, si aquel vampiro no lo hacía, bueno en dicho caso, estaba bien, no lo iba a utilizar, no era un juego para Yuka, mucho menos se trataba de algo que estuviera planeando desde que tenía cinco años, no, no estaba planeado.

Se levantó de aquel banco dando un par de pasos para acercarse a dicho ser colocando una de sus manos en el hombro del contrario, se puso delante para que la mirara a los ojos bastante seria, aun cuando ella no supiera muy bien como ponerse de esa forma, de echo aun podía verse una pequeña mueca en su semblante que demostraba quería comenzar a reírse para calmar el ambiente – No me lo dejes a mi – se atrevió a decir encogiendo los hombros tras aquellas palabras – Mira come nubes, esto trata en solo una pregunta ¿Tu estás seguro? Tienes dos respuestas a eso, si, lo cual me ayudas a activar los dones que tenga, aun cuando deba alimentarme de ti por los siglos, aun cuando te tenga que ayudar en tu trabajo o cuando tenga que mantenerme así para siempre, por otro lado, no, entonces me protegeré con lo que se, no creo sea suficiente pero te haré preguntas sobre los vampiros para poder defenderme bien, yo estoy segura, no aceptaré otro vampiro haga ese vinculo conmigo, no pienso dejar a nadie que se atreva a activarme y si, eso significa que si me activas, pero acabas muerto, no volveré a ser activada de nuevo, esperare a la muerte para molestarte – aclaró dando la espalda a aquel chico moviendo la mano de un lado a otro como si buscara restarle importancia a lo cual le había pedido.

-No es para usarte, es para……. Atarme a ti, ser tuya – termino de hablar dejando viera su sonrisa en los labios volviendo a caminar sin miedo esperando que aquel chico la siguiera, puesto que le había fastidiado la cita, veía justo que ahora caminara a su lado tranquilamente, hablando de las cosas nuevas – Por cierto ¿Que hay de la plata? ¿Eso sirve contra los vampiros? - pregunto volviendo a dejar el tema anterior atrás, en realidad Yuka, no quería obligarlo, aceptaría cualquier elección, aun cuando ella prefería tener el don activo o lo que fuese que le pasara, el cambio de conversación, era solo para restar importancia a aquella respuesta, no quería que lo sintiera como una obligación, realmente, si, prefería dejar las cosas así estaba bien, sabía lo que significaba un vínculo, estar siempre unidos, depender el uno de otro, eso lo comprendía, siempre de aquella forma, así que podía entender tuviera dudas, pero, no iba a enojarse con una respuesta negativa, de echo solo seguiría con su cita – espero que traigas dinero, puede que te pida algo para comer – se burlo deteniendo su paso cuando había tomado cierta distancia - ¿Vienes gigante? -

Faniahh/Lala/Cyalana





Hablo//"pienso"// Actuo
Yuka Kurohiko
avatar
Mini ava : Ain't I enough?

Mensajes : 22

Localización : ¿Acaso quieres saber?

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Nils W. McClain el Dom 9 Dic 2018 - 14:18

Tenía razón si hubiera ido otro vampiro con otras intenciones lo más probable es que acabara en otro lugar e incluso no recordaría nada. Esbozó una media sonrisa al escuchar sus palabras sintiendo como después mordía sus labios. Le encantó. No podía creer que estuviera en un parque alejado de sus obligaciones aunque esa noche parecía una noche tranquila además volvía a repetir que no pasaba nada que cuando quisiera podría cortar todo este juego. ¿Pero realmente era un juego para él? En un inicio todo había empezado así y ahí estaba él de pie frente a la joven cuando ella se levantó y se puso enfrente de él. Desvió su mirada hasta su hombro donde la pequeña había puesto su mano y luego volvió a perderse en aquellos ojos azules. Ella se veía pequeña frente a él o mejor dicho era pequeña pero adorable para los ojos de él a pesar de que no era de su tipo por culpa de la altura pero después de todo lo demás, aquel beso, saborear el interior de su boca y sentir la pequeña mordida en sus labios otorgándole placer hacía que la altura no fuera ningún problema. No imaginó que alguien como ella podría causarle semejantes emociones. Escuchó atentamente sus palabras sin decir nada y no lo iba hacer, por lo menos no cuando ella se apartó e intentó dejar el tema zanjado, sin embargo, lo siguiente que había dicho lo dejó perplejo. ¿Quería estar atado a él? ¿Por qué? Seguía sin entenderlo. Recordaba que hace unos minutos estaba con otro tipo pasándola bien. No iba a darle lo que aquel tipo le podía haber ofrecido. La vio alejarse emprendiendo la marcha. ¿Ahora él se había convertido en su cita? Se sintió raro porque llevaba mucho tiempo sin tener una, sin hacer aquello que la pequeña mujer le incitaba a hacer. Negó con la cabeza cuando volvió hacer mención de su altura. Al parecer se divertía con ello.
Con sus manos aún dentro de sus bolsillo delanteros emprendió la marcha hasta alcanzar a la joven.

Nada de eso nos hace daño, ni los ajos, crucifijos y alguna otra chorrada más solo son cuentos. Y por supuesto ni de hablar de las estacas al corazón, por lo menos no nos matan —susurró esto último inclinándose a ella hasta su oído. Luego volvió a su posición inicial. Las estacas no los mataban pero si los dejaba inmovilizado pero sabía que decirle aquello despertaría su curiosidad por saber como ellos morían. Miró a su alrededor viendo como muchas de las personas que estaban presentes se divertían. Por supuesto que tenía dinero y no iba a negarse en comprarle lo que ella quisiera aunque si algo no estuviera a su alcance utilizaría sus habilidades para conseguirlos. Al igual que a Mei cuanto esta necesitaba algo ella acudía a él por su ayuda y él no se lo negaba por lo menos si no era algo que estaban en contra de las normas del reformatorio, así que siempre intentaba complacerla. Así como quería hacer con Yuka. Al igual que la curiosidad de Yuka aumentaba por conocer de él o mejor dicho de los vampiros también Nils quería conocer un poco más de la joven aunque eso podía afectar y sumergirlo más hasta atraparlo en sus manos.

¿Ahora soy yo tu cita? Que rápido superas a la anterior —No pudo evitar resistirse a decir aquel comentario. Le era todo un halago que ella dijera todas esas cosas de él pero sin saber por qué él sintió que si ella se olvidaba de aquel sujeto entonces ¿cuánto tardaría en olvidar de él? Porque sinceramente él no podía olvidarse de ella tan fácil porque durante esos dos días no había dejado de pensar en ella y ya ella estaba con otro tipo o es que aquel era su novio, aunque peor era si así fuera. Sin embargo, la culpa la tenía él en ocupar el lugar de aquel humano—. Como sea, ¿a dónde me llevas? —preguntó restándole importancia porque no tenía ningún derecho a ella. No era suya, solo había sido un encuentro de sus labios con los de ellas apagando el deseo de ambos o más bien aumentando dicho deseo. No había respondido a su pregunta y por ahora no quería hacerlo. No quería tomar una decisión equivocada aunque se arrepentiría que otro vampiro lo hiciera. Llevó sus manos a su cabello. Debía decir que estaba algo nervioso cuando no sabía que hacer porque al fin y al cabo ¿Cuándo fue la última vez que salía con alguien por el parque? Apretó su mandíbula al estar un poco tenso por dicha situación. ¿Qué tenía que hacer? ¿Tomarle de la mano, abrazarla como lo había hecho aquel humano? Sacudió esos pensamientos de su cabeza.

Esto es un error —soltó sin más dejando de caminar. Era una vampiro guerrero y no podía permitirse el lujo de andar como si fuera un humano cuando posiblemente alguien estuviera en peligro. No sabía que otra cosa hacer, ese era la única vida que conocía—. Debería estar vigilando las calles y… y no contigo —clavó sus fieros ojos en los de ella intentando ocultar el temor que corría por sus venas. Ella era una gran distracción o ya era tiempo de conseguirse a una compañera de raza y se negaba en hacerlo pero tenía sus razones y más cuando ya antes había tenido a una compañera de raza y por su culpa había muerto antes de tiempo. No podía pensar que otra vez le sucediera lo mismo. Se negaba, no quería no había superado aquello como para volver a pasar por ello—. No serás mi compañera de raza —fue su rotunda respuesta. Pensó en no contestarle antes pero recordar aquel pasado hizo que dijera esas palabras por lo menos pensó que si lo decía en voz alta no iba a suceder—. No quiero que confundas esta amabilidad pero te ayudaré a defenderte —continuo de manera distante, con una voz profunda para dejar claro lo que había pasado. Aquel beso fue un error pero quería dejarlo claro, no quería que pensara que esto fuera una cita así como él lo había pensado e incluso que aquel beso de antes había significado algo aunque así lo fuera.


Nils W. McClain
avatar
Mini ava : Imagen 130x130

Mensajes : 3452

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Yuka Kurohiko el Dom 9 Dic 2018 - 15:44

Blind Date


Escucho las palabras del mayor alzando levemente una de sus cejas con cierta intriga ¿Cual sería la forma de matar a un vampiro? Las estacas en el corazón según aquel chico tampoco funcionaba, así que ahora sentía sienta curiosidad y le quería preguntar al respecto, sin embargo no era lo suficiente mal educada para interrumpir las palabras de aquel joven, creía que pensaba demasiado las cosas, el chico anterior, no se olvidaba de él, nunca se olvidaba de ninguno, los mantenía en su corazón y mente pero sabía como aceptar algo imposible, sabía que con lo que había hecho Nils aquel joven no la volvería a llamar aunque quisiera, aceptaba la realidad por así decirlo, por eso seguía adelante, con su fuerza nunca se detendría a llorar por un chico, ella por mucho dolor que sintiera al respecto seguía por su camino, seguía hacia delante, aunque, aquel vampiro era diferente, no sabía explicar la razón, solo era alguien que sabía no lograría dejar de lado por mucho que deseara seguir adelante.

Sus pasos se detuvieron en el momento justo que escucho las últimas palabras por parte de aquel ser girando lentamente su cabeza para mirar al mismo – Ya veo – susurro dejando ver una pequeña sonrisa en sus labios, de nuevo aquella sensación, no, de echo era una sensación aun peor, sentía como si hubiese sacado su corazón con aquellas palabras y sin miedo lo hubiese triturado delante de ella, se sentía tan vació ahora, como si se hubieran alejado de golpe, cerró los ojos manteniendo aquella sonrisa, la cual aun cuando podría ser irreal, una falsa sonrisa, no lo parecía, en su mente estaba llorando desconsolada, en su interior sentía la soledad, el frío de aquel rechazo, tanto, lo suponía, Nils no era como los demás, con los demás sabía que aun recordando a estos podía ser capaz de sentir algo por alguien, se capaz de seguir adelante y que no se lo tendrían en cuenta, pero con aquel vampiro, la idea de tener otra pareja parecía mala, espera ¿Pareja? - “¿Me gusta?” - se pregunto a si misma alzando lentamente uno de sus manos para tocarse el pecho, aquella zona donde se suponía estaba su corazón, ahora lo entendía, por eso latía tan rápido, no lo quería como solo un compañero, sentía sienta atracción, por el propio destino, por eso se lo había pedido, le gustaba como pareja.

Un poco tarde para darse cuenta de aquello, había sido rechazada de forma bastante dolorosa - “¿Que hago ahora? “ - se pregunto a si misma volviendo a abrir los ojos para mirar al contrario, dejando que su mano subiera más por su propio cuerpo para acariciar sus labios, recordando la sensación de aquel beso, si hubiera sabido era el primero y el último lo hubiese aprovechado más, disfrutado mucho más y aguantado mejor la respiración, dejo escapar un pequeño suspiro de sus labios, era doloroso estar al lado de Nils ¿Realmente quería que le enseñara a defenderse? Pensar que estarían juntos, entrenando, teniendo que hacer preguntas sobre los vampiros, como defenderse y esas cosas, aguantar los latidos de su corazón, soportar las ideas de volver a besar aquellos labios ¿Que clase de condena era esa? No, no podía, era fuerte, pero no lo suficiente para estar al lado de la persona que le gustaba sabiendo que esta no sentía nada por ella – No – respondió moviendo la mano de un lado a otro nuevamente buscando que le restara importancia a enseñarle defenderse de los vampiros – Solo bromeaba, Nils, se defenderme sola, no te preocupes, me apuntaré a nuevas clases de artes marciales y defensa personas, sola puedo – susurro cerca de aquel chico entreabriendo los labios bajando la mirada.

-”Solo una cosa más Yuka” - pensó para si misma, claro que le gustaba, pero para cortar relación debía hacer algo que odiaba con todo su corazón, algo que no soportaba de ella misma, si todo iba a acabar le gustaba ser la mala en la película, ser la culpable de todo era más sencillo de llevar las cosas de esa forma – Jajajajajaja dios no me puedo creer que casi engañara a un vampiro, vaya, creí que mi actuación estaba siendo realmente buena, incluso me puse a llorar para que creyera era una chica no tenía ni idea de lo que era, aunque parece que fue inútil, una pena, supongo que tendré que conquistar a otro para que me diga como matar a los vampiros – mentira, completa mentira, sin embargo, las palabras salían sin miedo, para atacar a aquel chico, que la odiara era lo mejor, así no volvería a ofrecerse a ayudarla, lo cual prefería, dudaba que volviera a salir de casa en varios días, tal vez meses, de no ser por el trabajo se quedaría encerrada leyendo los libros y acariciando a su mascota, se llevo el brazo a los labios limpiando estos con algo de brusquedad, acabando por incluso hacerse algo de daño, escupiendo a un lateral – Y pensar que he tenido que besarte incluso, que asco, seres repugnantes, bueno se hace aburrido el jugo cuando conoces la verdad sobre mi, así que lo siento, Nils, iré a jugar con otros vampiros, seguro les divierte saber he estado a punto de conseguir bajaras la guardia conmigo – contesto de mala manera pasando al lado de aquel chico dando un golpe a este para seguir su camino.

Cada, quería volver a casa, eso es - “Esto sigue siendo duro” - pensó mientras se alejaba de aquel chico dejando atrás a lo que sabía era un amor ¿Cuanto tiempo hubiesen durado si no la hubiera rechazado? ¿Cuantas cosas tendrían juntos? Se preguntaba tantas cosas dolorosas, se aseguro mirando a su alrededor sin salir del parque que aquel chico no la había seguido dejando caer su cuerpo contra un árbol cercano cubriendo sus orbes – Lo siento – pidió disculpas en voz alta, más a si misma por lo que había hecho, ella ya estaba perdida.

Faniahh/Lala/Cyalana





Hablo//"pienso"// Actuo
Yuka Kurohiko
avatar
Mini ava : Ain't I enough?

Mensajes : 22

Localización : ¿Acaso quieres saber?

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Nils W. McClain el Dom 9 Dic 2018 - 16:18

Nils W. McClain
avatar
Mini ava : Imagen 130x130

Mensajes : 3452

Volver arriba Ir abajo

Re: Blind Date [Priv. Nils W. McClain]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
Afiliados elite
Crear foro
Directorios